El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Asturias organizó una conferencia sobre el papel del dentista ante el tabaco, como primer agente sanitario para que los pacientes fumadores consigan abandonar el hábito.

En la actualidad en España hay aproximadamente un 30% de fumadores. Por este motivo, el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Asturias (CODES) organizó una conferencia, en la sede colegial, sobre La actuación del dentista ante el paciente fumador, de la mano de la Doctora en Medicina, Médico Especialista en Estomatología y experta en esta materia, la Dra. Blanca Cabezas Hernández.

La facultativa explicó las repercusiones del tabaquismo, que “ya más que un hábito es considerado actualmente como una enfermedad en sí mismo: una enfermedad adictiva crónica que, a su vez, es causa de multitud de patologías, de las que el cáncer y la angina/infarto de miocardio son las más graves, pero no las más frecuentes”. La doctora añadió que “precisamente donde los efectos nocivos del tabaco aparecen con más frecuencia es en la cavidad oral, además, las consecuencias del tabaco entorpecen enormemente el pronóstico de muchas afecciones y tratamientos odontológicos, como la enfermedad periodontal, la evolución de los tratamientos periodontales y el resultado de los implantes”.

La Dra. Cabezas abordó los perjuicios específicos del tabaco enla salud bucodental, la evolución del posicionamiento de los dentistas en el tabaquismo, y las estrategias con las que el dentista se puede y debe convertir en el primer agente sanitario para conseguir que los pacientes se interesen en dejar de fumar y lo consigan.

“En España hay casi un 30% de fumadores, de los que la inmensa mayoría son fumadores diarios. A estas alturas nadie pone en duda el importante detrimento que representa para la salud la adicción al tabaco, aunque, sorprendentemente, hasta 1988 no se empezó a considerar a la nicotina como una sustancia generadora de dependencia”, comentó la Dra. Cabezas.

Son muchos los fumadores que quieren dejarlo y, sin embargo, son muy pocos los que lo consiguen. “La elevada tasa de fracasos en el abandono del tabaco se produce en gran medida –explica la Dra. Cabezas-, porque la mayoría intenta dejarlo sin ningún tipo de ayuda, pese a que sabemos desde hace años que los profesionales sanitarios pueden jugar un papel decisivo, con sus intervenciones terapéuticas, para que el fumador deje de serlo”.

En este sentido, se han realizado campañas informativas en las que se orienta a los médicos o farmacéuticos para ayudar a los fumadores a abandonar el consumo. En este contexto, la Doctora ha señalado que “sin embargo, pese al habitual olvido de que los dentistas son profesionales sanitarios facultativos altamente cualificados y agentes de primer orden para la consecución y el mantenimiento de la salud, y no sólo meros restauradores de los desperfectos dentarios, tienen una posición más privilegiada y poderosa para realizar el tratamiento del tabaquismo. Cada vez son más los odontólogos y médicos estomatólogos que ya incorporan esta importantísima prestación sanitaria a su cartera u oferta de servicios”.