5 consejos para el cuidado de las carillas dentales

5 consejos para el cuidado de las carillas dentales

DENTISTA ESPECIALISTA EN CARILLAS EN OVIEDO

Las carillas dentales es el tratamiento más conservador a la hora de devolver la estética a nuestra sonrisa, es mínimamente invasivo, la intervención no es dolorosa y se trata de un proceso ágil que no requiere tallado de la pieza dental. Durante los días siguientes a la colocación de las carillas podemos notar un poco de sensibilidad, pero será una situación temporal que se eliminará.

Las carillas son muy resistentes pero no indestructibles a partir de su colocación es importante cuidarlas para mantenerlas en buen estado durante muchos años. Desde nuestra Clínica Dental Bousoño Vargas , en Oviedo, os hacemos llegar una lista de recomendaciones:

1. Mantener una buena higiene bucodental.
El mejor consejo para mantener una boca saludable es aun más importante en el caso de tener carillas dentales. Utilizar hilo dental, un cepillo adecuado y el colutorio indicado por nuestro especialista.

2. Uso de protector bucal y férula.

Si sufres bruximo es importante utilizar una férula que evite las presiones excesivas. Y en el caso de la práctica de deporte de contacto es importante utilizar un protector bucal que proteja nuestras carillas. Un golpe fuerte puede hacer que se desprendan o directamente romperlas.

3. Evitar presiones

Como ocurre con nuestros dientes naturales es importante evitar morder materiales muy duros. No intentar romper cáscaras con los dientes o morder bolígrafos o metales.

4. Evitar alimentos que manchen los dientes.

Las carillas dentales de porcelana no sufren cambios de color con el café, el té o el tabaco, pero esto si ocurre en el caso de nuestras piezas dentales naturales que están alrededor haciendo que las carillas dentales destaquen de forma negativa y se vean diferentes al resto de piezas.

5.- Realizar limpiezas profesionales periódicas:

Es necesario acudir a nuestro especialista al menos una vez al año, de esta manera podrá valorar si es necesario una limpieza que elimine posibles acumulaciones de sarro.

Cuida tus carillas y ¡Sonrie!