alveolitis

¿Qué es y cómo se trata la alveolitis?

768 509

Clínica Bousoño Vargas. Clinica dental en Oviedo

La alveolitis es una de las complicaciones postoperatorias que pueden aparecer después de realizar una exodoncia. A pesar de que la alveolitis es una afección poco frecuente, se debe tener en cuenta que existen algunos factores que aumentan la probabilidad de que aparezca.

Las extracciones dentales son tratamientos que se realizan muy a menudo en nuestra  clínica dental de Oviedo. Aunque se trata de una operación sencilla, en contadas ocasiones puede aparecer alguna molestia que debe de ser tratada con posterioridad.

En este artículo explicaremos en qué consiste esta patología y cuál es la mejor forma de prevenirla y tratarla.

¿Qué es la alveolitis y por qué se produce?

La alveolitis dental es un tipo de infección que suele aparecer entre las 24 o 72 horas después de realizar una extracción dental. Se trata de un tipo de infección reversible y localizada en la zona tratada.

Aunque no es una patología frecuente, es habitual que aparezca en aquellos pacientes en los que se les ha extraído una muela de juicio retenida.

Cuando se realiza una exodoncia, suele producirse un coágulo de sangre en el hueco del diente extraído (alvéolo). Este coágulo es el que sirve de protección al hueco existente. Pero si no aparece o se rompe después de haberse formado, el alvéolo queda expuesto.

De esta manera, el alveolo queda expuesto a los agentes externos, produciendo dolor e inflamación del tejido.

La alveolitis se caracteriza por un fuerte dolor que obliga al paciente a acudir al dentista inmediatamente.

¿Qué tipos de alveolitis dental existen?

Existen dos clases diferentes de alveolitis, en función de los síntomas que producen.

Alveolitis seca. La alveolitis seca se produce cuando el alvéolo no tiene coágulo de sangre. En este tipo de afección, el hueso de la cavidad queda al aire, y genera un dolor agudo que se intensifica al masticar.

Alveolitis húmeda. La alveolitis húmeda se produce cuando el alvéolo sí cuenta con una acumulación de sangre, que suele ser de un color muy oscuro. Este tipo de infección produce dolor no tan fuerte como en el caso de la alveolitis seca.

¿Cuáles son los síntomas?

Los pacientes que desarrollan la alveolitis, experimentan un fuerte dolor localizado en la zona de la extracción.

Inicialmente se produce una ligera molestia que mejora levemente pero que empeora con el paso de las horas con un dolor muy fuerte.

La alveolitis seca suele aparecer entre el segundo y cuarto día después de su extracción, así que su diagnóstico no es inmediato.

Un mal sabor de boca y aparición de halitosis después de la extracción, suele ser síntoma de que la alveolitis está apareciendo.

¿Cómo saber si el dolor tras la extracción es normal?

Es normal sentir cierto grado de dolor o molestia en la herida producida por la extracción.

Pero si el dolor no se controla con los medicamentos que ha pautado el odontólogo, y éste aumenta pasadas 48 horas, es probable que se esté desarrollando una alveolitis.

¿Cómo se previene la alveolitis?

Al igual que otras afecciones bucales, existen métodos de prevención, pero debemos conocer los factores de riesgo que pueden desencadenar una alveolitis.

Edad y sexo del paciente. Las personas de edad avanzada, son más propensas a desarrollar una alveolitis. Además, se ha estudiado que las mujeres tienen mayor riesgo de padecerla.

Dificultad de la extracción. Cuanto más compleja es la extracción de la pieza, más tejido se manipula. Este hecho, aumenta el riesgo de aparición de alveolitis.

Existencia de infecciones previas. Las personas que han tenido enfermedades periodontales, son más propensas a tener alveolitis.

Uso de anticonceptivos orales. Los anticonceptovos orales tienen varios efectos secundarios que inciden sobre la salud bucodental. Esto es debido a la carga hormonal que tienen, dificultando la correcta formación del coágulo de sangre en boca.

Falta de higiene. Aunque los dentistas dan pautas específicas después de una extracción, es importante seguirlas para evitar la aparición de infecciones. Cada cirujano marcará las pautas específicas en cada caso.

Tabaquismo. El humo del tabaco retrasa la curación y cicatrización del alveolo, incluso en las operaciones más sencillas. Siempre es recomendable eliminar el consumo de cigarrillos después de la intervención.

¿Cuáles son sus tratamientos?

El dolor agudo que provoca la alveolitis hace que sea imposible no acudir a la clínica dental. Una vez en la consulta, el odontólogo valorará y diagnosticará dicha complicación.

Habitualmente el proceso pasa por limpiar el alvéolo con suero. Así se higienizará la zona, eliminando cualquier residuo que pudiera existir.

Posteriormente pautará la medicación necesaria para tratar la zona afectada. Es habitual el uso de analgésicos, antibióticos y anti inflamatorios. El odontólogo será el que, una vez revisada la zona, prescriba el tratamiento más adecuado. Tras el tratamiento en clínica dental, es posible que el odontólogo recete un enjuague bucal con clorhexidina.

Generalmente, el proceso de curación de la alveolitis suele durar entre 10 y 15 días. Aunque la alveolitis no es un proceso grave, causa molestias y dolores que requieren una intervención inmediata.

Como puedes ver, la alveolitis no presenta complicaciones graves, pero sí es un proceso muy molesto y doloroso que requiere tratamiento y unos días de curación.

Clínica Bousoño Vargas, clínica dental en Oviedo. Formamos parte de Clínicas W y aplicamos el método Slow con nuestros pacientes. Solicita información de todos nuestros tratamientos en el 984 283 555.

    Clínica Dental Bousoño Vargas

    TUS DENTISTAS
    EN OVIEDO

    ENCANTADOS DE ATENDERLE

    C/ Real Oviedo (ant. División Azul), 1 Bajo
    33013 – Oviedo (Asturias)
    Tel.: 984 283 555
    E-Mail: info@bousonovargas.es